Testimonio de Marta

a.prieto | 12 Dic, 2017

El domingo 5 de noviembre cojo el tren camino de Córdoba, iba a un curso de la CME, expectante y abierta a lo que pudiera ocurrir porque la verdad no sabía muy bien en qué consistiría, aunque conocía el nombre del curso “Identidad y profundización marista” y días atrás ya había recibido el programa de esta primera semana.