Testimonio de Nacho

Creemos juntos

19 Dic, 2017

Testimonios
a.prieto

Los días previos al viaje a Madrid, pregunté a dos compañeros que habían tenido la oportunidad de asistir al curso en ediciones anteriores, y ambos coincidían en su resumen: una experiencia impresionante, que te permite conocer gente de nuestros diferentes colegios, con realidades muy distintas y a la vez muy similares a la nuestra, con los que compartes unas semanas tan intensas como útiles de las que solo sacas cosas positivas, empezando por bonitas amistades. Todo ello gestionado por dos bellísimas personas, como Ángel y el Hno. Andreu.
Y llegó el día, y casi sin darme cuenta (el AVE es lo que tiene) estaba con la maleta llena de ilusión a las puertas de la casa Marista en la calle Xaudaró. Los primeros encuentros con compañeros de curso han sido lo más parecido a Gran Hermano que he podido experimentar: “Hola, soy Nacho, de Valencia…”, “Hola soy Mariaje de León…”, “Yo Jorge, de Bilbao…”, “Pues qué bonita es la casa, oye…”y un sinfín de frases cordiales entre gente que aún no se conoce.
Y ahí precisamente radica lo bonito de este curso. Como en pocos días pasas, de esa cordialidad que da el desconocimiento, al cariño, afinidad y complicidad que llenan tu maleta para el viaje de vuelta. Y especialistas en ese proceso de cambio en el grupo fueron los primeros ponentes. Tanto el Hno. Raúl Figuera, como el Hno. Samuel Holguín se encargaron, desde temáticas fundamentales como son la identidad personal y el desarrollo de las personas, de romper esas barreras de intimidación y vergüenza, dando paso con sus dinámicas a un clima de confianza inmejorable.
Y así, casi sin quererlo, estábamos a miércoles. Seguíamos compartiendo momentos y experiencias. Las frases más oídas sin duda eran similares a: “pues en mi cole hacemos…” o bien “pues nosotros tenemos…” Frases que demuestran una cosa común en todos los asistentes, y es el cariño con el que hablamos de nuestros centros y contamos nuestras vivencias del día a día.
Llegaba el turno de Eladio con el que trabajamos la interioridad. Un amplio abanico de dinámicas que nos ayudaron a cargar las pilas para afrontar la parte lúdica de la semana.
Y aquí es donde se ponían el brazalete Ángel y Andreu y asumían los galones para comandar a nuestra ya por entonces nueva familia Marista. Derrochando ilusión como si fuera la primera vez que hacían el recorrido, recibimos una auténtica visita guiada por el corazón de la capital, finalizando con la asistencia a una representación teatral con posterior cena de todo el grupo, a la que se unía Paco Romero, quien nos acompañaría el jueves por la mañana para abordar el tema del trabajo en equipo.
La tarde del jueves daba un repaso a la legislación vigente y al tema de los conciertos, de la mano de José Antonio Poveda, experto en la materia. Pero para conciertos el vivido en el karaoke improvisado en la casa, que nos hizo disfrutar en la que sería la última noche de nuestra primera semana. Buen ambiente, grandes puestas en escena, y voces que causaron auténtica emoción ante un público entregado.
El viernes poníamos el punto y final a esta primera semana, con la formación online a cargo de José María Martín, previa a la evaluación del curso coordinada por Ángel y el Hno. Andreu. Tras esto, comida de despedida, abrazos y vuelta a casa.
Desde aquí agradecer a todos, pero especialmente a Ángel y Andreu su gran labor a lo largo de estos días, siempre atentos a cualquier necesidad que pudiera surgir. Como no, también a la comunidad de hermanos, por abrirnos las puertas de su casa. En breve, tras las vacaciones navideñas, volvemos a vernos, para seguir “creciendo juntos”.
 

José Ignacio García-Janini Foix. Colegio Sagrado Corazón. Valencia. Prov. Mediterránea.



Autor foto: 
José María Martín
Pie de foto: 
Participantes de la Provincia Mediterránea en la acción formativa de Función directiva.