Testimonio de Leire

La EpSD debe formar parte de nuestro quehacer diario

09 Jun, 2017

Testimonios
a.prieto

El domingo después de comer tomábamos rumbo a Madrid para participar durante una semana en el curso de Educación para la solidaridad y el desarrollo. Un viaje con sentimientos encontrados. Por una parte, cuesta salir de casa, dejar a tu familia, dejar tu trabajo cuando estamos a final de curso, … Pero por otro lado, esta semana de formación, a pesar de todo, la veíamos como una oportunidad de aprender, de conocer gente nueva y poder convivir con ella. Una semana donde además de romper con nuestra rutina diaria, nos iba a servir para crecer un poco más como personas y como educadores maristas que somos.

¿Y qué puedo decir de esta maravillosa semana en Xaudaró? Pues que hemos tenido la oportunidad de aprender gracias a los distintos educadores de los que recibimos la formación, cada uno diferente, cada uno con su metodología, pero todos con el mismo objetivo, removernos un poco en nuestro interior y hacernos ver que como educadores maristas que somos, la educación para la solidaridad y el desarrollo debe formar parte de nuestro quehacer diario, y tenemos que seguir el gran ejemplo que fue para nosotros Marcelino, mirar con los ojos que él miraba, poder sentir su espíritu y poder abrir bien los ojos y ver más allá.
Además de esta formación, también hemos disfrutado (y mucho) de nuestro tiempo de ocio, por las noches después de cenar cuando nos íbamos de paseo o como el miércoles que fuimos al teatro y a cenar, o la última noche con la parrillada y después el karaoke. Momentos que nos sirven para poder conocernos más los unos a los otros, que nos dan la oportunidad también de aprender y compartir nuestras experiencias en un clima más relajado. Sin olvidarnos de los momentos de oración de la mañana, el “Amanecer a la vida”, porque este tiempo de la mañana nos permitía un momento de reflexión personal y de dar gracias, de sentir en nuestro interior la fuerza que nos hace levantarnos cada día y luchar por lo que creemos, la fuerza de Marcelino Champagnat.

Desde aquí quiero agradecer al Equipo Directivo de mi centro, el haberme dado la oportunidad de realizar este curso. Y por supuesto, muchísimas gracias a Ángel y el H. Andreu, por la maravillosa acogida recibida, por hacernos sentir como en casa o incluso mejor, porque os habéis preocupado de que no nos falte de nada y de que nos sintamos cómodos en todo momento. También agradecer lo bien que me han cuidado las cocineras y su preocupación por mí (soy celíaca) en todo momento, y felicitarlas por lo buenas cocineras que son. Y, sobre todo, dar las gracias, gracias por hacernos sentir nuestro el sueño de Marcelino y reavivar la llama que todos tenemos dentro, y hacernos abrir los ojos y poder ver y sentir como solo Marcelino sabía.
 

Leire Solana Trespalacios. Colegio San Miguel Ikastetxea. Zalla (Vizcaya), Prov. Ibérica.



Autor foto: 
José María Martín
Pie de foto: 
Participantes de la Provincia Ibérica en la acción formativa de Educación para la Solidaridad y el Desarrollo.