Testimonio de Alicia

Grabada me llevo esa imagen del piano...

10 Ene, 2017

Testimonios
a.prieto

Esta primera semana de curso ha resultado realmente enriquecedora. Una formación que nos ha permitido reflexionar sobre la orientación en los colegios Maristas y el papel complejo de los orientadores dentro del entramado de estructuras que sostienen los centros educativos. Una reflexión que nos ha conmocionado y removido “desde donde” enfocar nuestras funciones. Una formación que nos ha dado la oportunidad de observar “los movimientos” de nuestras acciones con otras que se realizan en el centro, su relación con otros equipos y su proyección en nuestros espacios educativos.
No podía faltar en un curso para orientadores los contenidos “técnicos”, las “herramientas” necesarias para encajar los engranajes, y para construir puentes que unan la realidad de los centros con la de nuestros niños y jóvenes.
Sin ninguna duda ha supuesto una rica convivencia de experiencias, anécdotas y “banco de recursos” para cohesionar nuestro sentir y nuestras prácticas. Todo ello ha sido posible gracias a los ponentes y dos grandes personas y profesionales, Angel y el Hno. Andreu, que con su carisma, cercanía y cuidado han hecho de estos días una celebración continuada de esos sencillos momentos que son los más gratificantes.
El entorno también ha acompañado esta experiencia, sus paisajes, la estación del año, la gastronomía, las salidas, el cole, etc. ¡Y los amaneceres!, sus oraciones y melodías que despertaban cada día únicos para todas las personas….
Grabada me llevo esa imagen del piano, de una de las proyecciones del curso, ese piano del que aparentemente las piezas más importantes son las que siempre vemos (las teclas) y que también ven más a menudo nuestros compañeros y familias de nosotros y de nuestra función, pero que al desmontarlo vemos cómo se armonizan todas las piezas, que todos los elementos son necesarios, que no siempre lo que más y “más bonito” se ve es lo más importante para hacer “sonar” nuestras melodías…
Y al final te queda esa sensación de querer descubrir, cotejar, ahondar y proyectar aquello que en ocasiones piensas, aquello que crees y aquello en lo que percibes el futuro de la atención a la diversidad.
Cuando las funciones de la orientación se muestran y se viven en todos sus niveles, surgen sin duda grandes planes, magníficas personas y equipos líderes que sostienen las estructuras que organizan los espacios educativos. Un éxito que trasciende el despliegue de acciones surgidas tras la toma de conciencia, la identidad revivida y un capital humano que permite llevar a cabo procesos dinámicos al servicio de las necesidades de todos los niños.
Creencias, vivencias, ilusiones y retos compartidos son el testimonio de esta grata formación.
¡Muchas gracias por todo lo vivido!
 

Alicia Lajo Muñoz. Centro Cultural Vallisoletano. Valladolid. Prov. Compostela



Autor foto: 
Ángel Prieto
Pie de foto: 
Participantes de la Provincia Compostela en la acción formativa Equipos de orientación.