“#Notecalles, cuéntalo”

La Fundación Edelvives presenta una campaña multicanal contra los abusos sexuales.

21 Mayo, 2018

Eventos
c.martin

“Entre los valores fundacionales está la protección a la infancia y el desarrollo de acciones que supongan el fomento de la educación y los valores en la sociedad”. Con estas palabras, Juan Pedro Castellano, director de la Fundación Edelvives, comenzaba el acto de puesta de largo de la fundación vinculada a la Congregación Marista.
La Fundación Edelvives se presentaba el pasado viernes 18 de mayo, en el Museo de ABC, con la campaña “#Notecalles, cuéntalo” en alianza con la Fundación ANAR, de reconocido prestigio y solvencia en el ámbito de la infancia, a la que serán destinados todos los beneficios que genere dicha campaña.

Juan Pedro Castellano, iniciando la presentación de la campaña.

Benjamín Ballesteros, Jefe de Proyectos de la Fundación ANAR, mostró a la audiencia algunos datos del informe realizado por la fundación entre 2009 y 2016 donde analizan 2.225 casos que son la punta del iceberg del escalofriante panorama de los abusos sexuales en nuestro país: el 73% de los casos de abusos se producen dentro del entorno de la propia familia; en uno de cada tres casos es el propio padre biológico el abusador; en uno de cada cinco casos el abuso es diario.
En palabras del mismo Ballesteros “esta campaña tiene dos grandes ejes que es importante destacar: por un lado, es la prevención (por eso el cuento, la visualización…) todas esas acciones que nos permitan de alguna manera llegar a prevenir y a educar correctamente para evitar ese tipo de problemas. Y el segundo y, muy importante, es el de ser capaces de no callar, que el niño no se calle, que el adulto no se calle, que la sociedad no se calle… y que nos lo cuenten a nosotros, que sepan dónde… y ahí agradecemos mucho a la Fundación Edelvives que pensase en nosotros porque nosotros estamos ahí para escucharlos, es nuestra misión”.

Para llevar adelante esta misión, la Fundación ANAR tiene en marcha, desde 1994, el teléfono 900202010, para atender las llamadas durante las 24 horas del día y durante los 365 días del año. Desde dicho número se atienden una media de más de 1.200 llamadas cada día. Son teléfonos atendidos por psicólogos expertos en la materia que están apoyados en todo momento por dos equipos, uno de abogados y otro de trabajadores sociales, para dar el asesoramiento más adecuado a cada situación.

El origen de la campaña se halla en un cuento escrito por Arturo Cavanna, miembro del Grupo Edelvives, cuya génesis, según el propio autor, “surge a raíz de una historia personal, una historia en la que nos encontramos con un caso de abusos a menores, esto provocó el que tuviera que contarles a mis hijos en qué consistía el abuso sexual”. El cuento, continuaba el mismo Arturo, está “enfocado en primera persona para que cada niño sea ese protagonista que afronta una situación real”. Su objetivo es “que el cuento sea una excusa para dialogar e incluso desconcertar a los niños, que lleguen a plantearse por qué pasan estas cosas y cómo poder actuar ante ellas”. Desde el propio cuento quiere que los niños se convenzan de que “los auténticos monstruos no viven en los cuentos” y que como en este mismo cuento, en el que también aparecen héroes, “el hecho de no callarse y contarlo les va a convertir también a ellos en héroes de su propia historia”.

El autor del cuento, Arturo Cavanna explicando la génesis del mismo.

“La propiedad más importante que tiene una persona”, continúa Arturo, antes de terminar la presentación del cuento, “es su propia intimidad y los niños desde muy pequeños tienen muy claro que un juguete es suyo, pero no tienen tan claro que su cuerpo es suyo, porque no se lo hemos inculcado, y deberíamos trabajar en ese sentido, que realmente vean su cuerpo como una propiedad, la propiedad más importante y sepan defenderlo y, sobre todo, entenderlo, respetarlo y educarlo en ese sentido. Sobre todo, educar, para que sepan detectar cada situación y sepan decir que no, que no se callen, que si ven algo incómodo que no está bien que lo puedan decir, porque probablemente esa acción ya frenará al abusador, que actúa siempre con cobardía”.

Además del cuento, la campaña se compone de otros elementos como: guías para educadores y familias, la canción y videoclip “No te calles, cuéntalo”, la web www.notecallescuentalo.org y una app gratuita para móviles y tabletas adaptada también para personas con discapacidad motriz. Todos los recursos podrán descargarse desde la web habilitada para esta campaña.

La campaña cuenta con la participación de relevantes artistas, educadores y personajes vinculados al mundo de la infancia (Rozalén, Silvia Marsó, Pepón Nieto, Andrés Suárez, Pedro Guerra, Jacobo Dicenta…) y con la colaboración de organismos, instituciones y profesionales de primer nivel como el Grupo Vocento, Fundación Atresmedia, Grupo EMUME de la Guardia Civil, Grupo Cope, Fundación Scholas Ocurrentes, CIEC (Confederación Interamericana de Educación Católica), la Conferencia Marista Española, Escuelas Católicas, Mensajeros de la Paz… todos aliados con el fin de preservar a los niños de los abusos sexuales que se comenten contra ellos y cuyas secuelas los pueden traumatizar de por vida.

Aspecto de la sala con el público asistente a la presentación de la campaña "#Notecalles, cuéntalo".

La última personalidad invitada al acto en tomar la palabra fue Mario Garcés, Secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad. Mencionando al recientemente desaparecido Tom Wolfe recordó que “tenemos que protegernos de la hipocresía”. Destacó que nuestro mundo es un mundo lleno de evoluciones y que podemos situarnos en la vanguardia de muchas cosas, pero “la realidad nos muestra muchas veces que existen zonas de sombra moral, zonas sombrías, zonas que nos devuelven a nuestra propia realidad, a eso que algunos llaman postverdad y que precisamente es lo que estamos viendo hoy aquí”. Como representante gubernamental agradeció la labor de la Fundación ANAR “convertida en una institución de referencia, en alma de la sociedad civil y, sobre todo, en la conciencia individual y colectiva de los que luchan diariamente por mejorar esta sociedad” y tuvo también palabras de gratitud para la Fundación Edelvives “por enlazar con esa tradición humanista de Luis Vives, de los años 30, porque es muy importante humanizar”.
En referencia al cuento insistió en que es muy importante “no culpabilizar” porque el niño es una víctima, y nos anticipó que ya existe un texto de anteproyecto de la Ley de Violencia contra la Infancia en el que todas las fuerzas políticas están consensuando esfuerzos para dotarnos de más herramientas que ayuden a todos a “romper la barrera del silencio, esos silencios culpables que habitan a veces en nuestras casas y para que garanticemos que nuestros niños y niñas tengan una protección segura y un desarrollo afectivo y efectivo que los haga los mejores en una sociedad que demanda los mejores”.

El momento de presentación de la canción fue especialmente emotivo y arrancó un prolongado aplauso del público.

El acto de presentación de la campaña terminó con la proyección de la canción y videoclip en el que además de los muchos artistas de reconocido prestigio también ha participado el coro de alumnos maristas de Segovia dirigidos por el cantautor Álvaro Fraile.

La campaña “#Notecalles, cuéntalo” es un proyecto que ha conseguido sumar a muchas personas e instituciones con el objetivo de ayudar a buscar soluciones a un problema complejo que afecta a toda la sociedad. Es, por lo tanto, un proyecto que cuenta con todo el apoyo del mundo marista porque viene a sumarse a las iniciativas y campañas puestas en marcha desde hace un par de cursos académicos por las Provincias Maristas con obras en España (“Contigo”, de la Provincia Compostela; “Rompe el silencio”, de la Provincia de L’Hermitage y “Caminamos a tu lado”, de la Provincia Mediterránea). Juntos, sumamos, porque todos juntos queremos ser parte de la solución.


 



Autor foto: 
Miguel
Pie de foto: 
El secretario de la CME y otros miembros de Maristas presentes en el acto, en representación de las cuatro Provincias.