Laura repitiría sin dudarlo

Nos acercaron a nuestra realidad con ideas muy útiles y recursos

05 Dic, 2019

Testimonios
a.prieto

Me vienen tan buenos recuerdos y tantas anécdotas al recordar el curso de tutores, que me cuesta empezar a redactar mi experiencia desde el principio.
Cuando me dijeron que tenía que ir a un curso de formación durante una semana a Valladolid, la verdad es que me agobié un poco de pensar en irme tantos días y sin nadie de mi colegio. Mientras me preparaba la maleta (el armario con ruedas, como lo llamaba Ángel) me venían muchas preguntas a la cabeza, ¿Qué tal será el curso? ¿Me servirá para mejorar en mi trabajo? ¿Cómo será la residencia? ¿Y la comida? Pero, sobre todo, ¿Qué tal será la gente? ¿Estarán nerviosos como yo?
Una vez allí todo fueron facilidades, Ángel me vino a buscar a la estación y se preocupó y me ayudó desde el primer día con todo lo que necesité. Esa noche conocí a alguno de mis compañeros, lo cual me tranquilizó, ya que vi que todos estaban igual que yo, además, parecía que nos íbamos a llevar bien. Junto con ellos conocí al Hno. Andreu, el cual además de Ángel, se encargó de hacernos una estancia más que agradable.
El lunes recuerdo que fue un día con una mezcla rara de sentimientos, tenía ganas de empezar, pero también me daba respeto no saber lo que me iba a encontrar. Comenzamos con Ángel, quién puso en práctica con nosotros unas dinámicas muy divertidas para conocernos, y la verdad es que tengo que decir que me lo pasé en grande. Este fue el principio de una gran semana…
Una vez terminada esta primera parte comenzamos con las ponencias, las cuales no me pudieron gustar más, unos ponentes perfectamente elegidos, a los que daba gusto escuchar hablar, contándonos en primera persona experiencias reales y tratando temas realmente interesantes, como la gestión de conflictos, la acción tutorial, la inteligencia emocional o la atención a la diversidad. Desde el principio se mostraron muy cercanos y todas sus ponencias fueron muy prácticas, nos acercaron a nuestra realidad y nos resolvieron muchas de las dudas que a todos nos surgen a diario en las aulas, con ideas muy útiles y recursos para poder aplicar al volver a nuestros coles.
Y ahora, ya de vuelta en Zaragoza, puedo decir que los organizadores hicieron un trabajo inmejorable. Desde las dinámicas del primer día haciéndonos perder los nervios o la vergüenza que pudiésemos sentir, pasando por una tarde conociendo la ciudad de Valladolid un poquito más a fondo, cenando en un lugar idílico y aprendiendo un divertido brindis pucelano, hasta la fiesta de despedida que nos organizaron, donde recordamos los buenos momentos que vivimos a lo largo de la semana y vivimos otros, quizá incluso todavía mejores, entre risas, bailes y cánticos. Después de tantas horas de convivencia y confidencias, compartiendo risas y experiencias, hicieron de unos perfectos desconocidos una bonita familia con los mismos deseos e inquietudes, haciéndonos sentir en nuestra propia casa desde el primer momento.
En resumen, todavía estoy intentando aclarar todas las ideas que tengo en la cabeza, es mucha información la que te dan y quieres retener, por eso al llegar necesitas unos días para procesar todo y saber por donde empezar a ponerlo en práctica, yo todavía estoy en ello. Eso sí, una cosa tengo clara, por muy intenso que fuese repetiría sin dudarlo, aunque solo sea porque todas las preguntas que me hice antes de ir tuvieron una respuesta positiva o simplemente porque al recordar la experiencia se me escapa siempre una sonrisa. ¡Os echo de menos familia!
 

Laura Castaño Pérez. Colegio El Pilar. Zaragoza. Prov. Ibérica.



Autor foto: 
Andrés P. Sánchez
Pie de foto: 
Participantes de la Provincia de Ibérica en la acción formativa de la Acción tutorial de Infantil - Primaria.