Estreno de "Alguien como TÚ"

"Una vocación, como una película, es una historia que genera otras historias". Hno. Juan Carlos Fuertes

09 Nov, 2019

Eventos
c.martin

El Colegio Marista de Chamberí acogía este viernes día 8 de noviembre la presentación del cortometraje Alguien como TÚ. Una iniciativa audiovisual impulsada por las provincias de Compostela, Ibérica y Mediterránea que ve finalmente la luz después de casi tres años de trabajo.

"Dios es el que lleva la iniciativa en la vocación de cada uno y se vale de infinidad de medios para darla a conocer […]. En algunas ocasiones, Dios se vale de una palabra, de un consejo, del ejemplo de un amigo, del padre, de la madre, de un piadoso maestro..." Y, a lo mejor... ¡de una película!

Con estas palabras, tomadas prestadas del hermano Juan Bautista, el director del centro educativo, José Manuel Seijas, acogía y daba la bienvenida a todos los asistentes al estreno, entre ellos, las familias de los alumnos y alumnas del centro, que han participado en el rodaje del cortometraje.

Mesa redonda

Tras la visualización del audiovisual, José Antonio Rosa (miembro del equipo organizador de la iniciativa) y ahora en calidad de moderador, presentó a los participantes de la mesa redonda y recordó a todos los presentes que el cortometraje es "un material destinado a ser usado exclusivamente en el ámbito de la pastoral juvenil y vocacional".

El hermano Juan Carlos Fuertes tomó la palabra en primer lugar para agradecer el trabajo de todas las personas que han participado en el desarrollo de esta iniciativa recalcando que la suma de muchos "síes" ha hecho posible concebir esta película. Una película, que para él "es como la vocación: es una historia que genera otras historias". Vió en ella un claro mensaje para que cada uno de nosotros "podamos hacer la película de nuestra vida, el mejor proyecto que podamos hacer". Abundando en la idea de la vocación subrayó que para él "esto es la vocación: es un proyecto que puede generar muchas historias. Es una historia que emociona y también una invitación a que cada uno de nosotros, con la historia de nuestra vida, podamos emocionar, con lo que hacemos, con lo que hablamos, con lo que transmitimos". Para terminar, aludiendo a la primera escena del visionado, animó a todos a estar "dispuestos a emocionar desde la primera escena de nuestra vida, cuando apagamos el despertador cada mañana".

 

José Manuel Seijas aprovechó también la ocasión para agradecer a todos los chicos y chicas, familias de los participante, miembros de la comunidad educativa y demás personas del colegio su disposición y colaboración en un proyecto que "parecía muy misterioso al principio y que lo único que podíamos decir a las familias es que confiaran en el equipo"; supuso además un "día de rodaje alocado y de mucho ajetreo para el centro" pero que después de haberlo visto "me parece un instrumento fantástico para trabajar con él". Cree que una de las claves de esta película está en la palabra responder, porque, se preguntaba el director, "¿para qué tenemos que educar?", precisamente, se daba el mismo la respuesta: "para que sepamos responder, responder a lo que quiere Dios de nosotros, responder a lo que nos pide la sociedad, responder con nuestro trabajo y con nuestra entera persona a los retos que se nos presentan".

Le llegó luego el turno a Diego Arjona, el director de la película y persona que nunca ha estado relacionado con este tipo de temática, por lo que también suponía un desafío importante para él. "Yo creo que todo el mundo, en algún momento de su vida se ha planteado ir a otro sitio y hacer otra cosa, sea la que sea... ¿por qué no ponemos a dos personas de dos ámbitos totalmente diferentes de la vida que en un momento dado se encuentran y deciden que necesitan cambiar?" Así argumentó el director del cortometraje su planteamiento para convencer al equipo promotor de la iniciativa. Y continuando con su razonamiento recalcó la idea de que "con ese mensaje, que se puede entender de muchas maneras, podemos llegar a más gente". Este, admitió, era su mayor desafío como coguionista y como realizador de Alguien como TÚ.

Otro de los miembros de la mesa redonda, Saúl Barceló, intérprete de Mario, reconoció que le gustó el personaje "porque tiene un registro diferente a otro tipo de personajes más siniestros que suelo intrepretar." Y también le atrajo el mensaje de la película porque "es vivir el momento, emprender una búsqueda, que es lo que le pasa a Mario, y lo que nos pasa a muchos cuando tenemos mi edad, cuando acabas bachillerato y dices... y ahora, qué? ¡no sé qué hacer! ¿qué hago con mi vida? Eso me sirvió para empatizar con el personaje porque un año antes yo había terminado bachillerato".

El hermano Alex Mena, en representación de todo el equipo colaborador que facilitó el desarrollo del rodaje, puso el énfasis en la necesidad de transmitir ideas como lo hace este cortometraje "para normalizar la imagen rancia y patética que se tiene muchas veces de la Iglesia a través de una institución como es esta". Reconoció que le ha gustado mucho Alguien como TÚ, porque como hermanos "intentamos vivir el día a día con normalidad y lo más triste es no ser "Alguien como TÚ", sino alguien raro, alguien amargado, alguien que no transmite nada".

Cierra la rueda de participaciones José Antonio Rosa, agradeciendo de nuevo la participación de todos en esta presentación y haciendo referencia a algunas anécdotas que hicieron posible que el proyecto se fuera tejiendo poco a poco a pesar de las dificultades y obstáculos que desde el principio fueron apareciendo. Explicó como un antiguo alumno marista de Talavera, representante del actor que haría el papel de Marcelino (Alberto Amarilla), le contó que "jamás se imaginaría que terminaría siendo representante de Champagnat"; o que en la intensa agenda del actor Alberto Amarilla hubiese espacio para rodar su personaje, precisamente, el 6 de junio (día de san Marcelino Champagnat). Abundó su agradecimiento a todo el equipo técnico dirigido por Diego Arjona por convencerles "de que no tenía que hacer un publireportaje, por darles argumentos para que se dieran cuenta de que sería una historia en la que dos personas que buscan sentido a su vida lo encuentran por encontrarse con Marcelino Champagnat...". 

 

Después de la mesa redonda, el equipo organizador entregó un detalle de reconocimiento (una estatuilla de Marcelino Champagnat) a todos los actores, equipo técnico, y participantes y colaboradores que tomaron parte en la producción del cortometraje. Un detalle que no tiene nada que envidiar a los Goya, por su valor simbólico.

Finalmente una foto de familia de todos los asistentes al estreno clausuró el acto de presentación para dar paso a un cóctel de confraternización en el comedor del Colegio del centro.



Autor foto: 
Chema Martín
Pie de foto: 
Equipo que ha dinamizado el desarrollo del cortometraje.